Datos para vencer el relato, por Aldo Bonalumi

0
611

Me animo a decir que ninguno de mi generación (nacidos en los `50 y algunos antes), y muchos de los que vinieron, nacidos en los `60, `70, `80 y más jóvenes aún, pudieron imaginar alguna vez, que un día, los profesionales ligados a la actividad minera sean Obreros Mineros, Geólogos, Ingenieros de Minas, Ingenieros Especialistas, Químicos, Contadores, Abogados, etc, pudiéramos ser protagonistas y tener en nuestras manos gran parte de lo que significaría sacar el país adelante, pagar la deuda sin sobresaltos y darle a la gente lo que en realidad se merece por habitar uno de los países mejores del mundo, dotado con recursos naturales increíbles, sin problemas raciales, religiosos ni de fronteras, bastante estable sísmicamente, sin inundaciones fatales y con el mejor clima del mundo. Los invito a investigar si hay muchos países así en el Planeta Tierra.

Lo descripto muestra el escenario de un país que las tiene a todas y no “cobra” muy pocas. Si hasta aquí estamos de acuerdo, indudablemente que quien falla somos todos los argentinos. Nadie se sienta fuera, porque el que no se pasa un semáforo en rojo o estaciona en doble fila, tiene un empleado en negro, evade impuestos, remarca en forma compulsiva, va a 150 Km/h en la autopista o tira un papelito al suelo. Algunos también pueden ser perfectos, no lo niego.

Entonces, si tenemos uno de los mejores países del mundo pero no somos los mejores del mundo, hay que tratar de por lo menos acercarnos a serlo. ¿Cómo hacerlo? Pues para materializarlo también tenemos todo.

Estamos viviendo un agudo rebrote antiminero y la estamos viendo pasar. Siempre igual o muy parecido… relato, relato y más relato, donde Gobernadores, Ministros y hasta el propio Presidente no se pueden defender en forma instantánea. ¿Por qué? muy sencillo, porque no estamos generando datos, datos y datos científicos, inapelables que NEUTRALICEN EL RELATO. No podemos pretender que el Ministro de Ambiente o el mismísimo Presidente de la Nación respondan a los relatos antimineros si no se los generamos y se los damos ordenada y sistemáticamente para que haya una respuesta oficial contundente, inapelable e instantánea, respuestas distrito por distrito, no es la misma respuesta para Mendoza, para Córdoba o para Jujuy. Los especialistas mineros somos nosotros, pues a nosotros nos toca generar datos científicos y aportarlos al sistema. Hasta ahora solo fuimos muy buenos predicadores en donde siempre hay mayoría de audiencia minera. Hay que saltar la pared, nosotros tenemos las respuestas no necesitamos escucharlas, quienes deben escucharlas son los “relatores”.

Se aprende mucho andando entre Fiscales y Jueces que, “la Ciencia es lo único que conduce a la verdad y con ella a la razón y naturalmente a la justicia”, lo demás, es relato. Ejemplo de esto, es que la anulación de la ley mendocina fue en nombre del AGUA. El relato dice que la minería se llevaría el agua que no tiene Mendoza, la ciencia aporta el dato que solo el 1% del agua mendocina se utilizaría en la actividad minera. El relato dice claramente que el cianuro perjudicará seriamente a los mendocinos, la ciencia regló un protocolo para su uso, que de no ser así no habría industria en el planeta y menos el mejor Malbec del mundo que es el mendocino, todo un dato. El relato dice que las empresas que invierten se llevan todo, algunos se animan a decir la tabla periódica de Mendeléyev y la cobran en oz, lbs o tns, cuando la ciencia indica que dejan equilibradamente un promedio de más del 60% de las ganancias netas, mano de obra de primer nivel e inmejorables calidades de aportes para las economías regionales asociadas, ese dato lo pueden dar San Juan y Santa Cruz no? El relato dice que contamina, la ciencia demuestra que no es así. El relato indica prohibición sin miramientos, cuando la ciencia permite que la empresa infractora pueda perder hasta la propia concesión de la mina e ir bien presos todos los responsables, los Jueces también necesitan el aporte de la ciencia que es precisa y alivia el alma cuando uno maneja un dato con respaldo.

¿Qué realidad tenemos hoy para neutralizar con datos al relato? Yo diría que hay muchos datos atomizados, especialistas, empresas, políticos, que hay datos pero no apunten a vencer al relato, solo pensamos en nosotros mismos no en la actividad en su conjunto, todos tenemos algo lindo e inapelable, pero nos lo decimos entre nosotros.

El panorama actual y con todo el respeto del mundo me hace acordar mucho a la Superliga del Fútbol Argentino. Todos jugamos el mismo juego, todos tenemos un “corazoncito” pero no pateamos todos al mismo arco. Siempre hay clubes muy grandes, medianos, chicos y la Primera B, C, etc, todos tienen intereses diferentes y cuando se reúnen a querer arreglar las cosas, sabemos muy bien las discusiones que se generan. Sin embargo, aparece un mundial de fútbol y ahí sí, se terminan los colores y solo sale la celeste y blanca, admiramos el gol del centro delantero del cuadro que más deseamos ver perder y hasta lo alagamos, -viste que bien se tiró Armani, dice un hincha de Boca- pues si esto es así, en minería pasan algunas cosas parecidas, por eso hay que armar la SELECCIÓN MINERA ARGENTINA, donde busquemos los mejores técnicos, jugadores e hinchas que la lleven al triunfo. Si ganamos este campeonato mundial todos hablaran de esta selección argentina. Todo no puede hacer el presidente y sus colaboradores.

¿Cómo?, formando una comisión de 50 personas, ¡no! ni se le ocurra, eso era cuando los problemas no existían y si los había eran menores, hoy debemos salvar al país. Es por todos conocido el funcionamiento y la capacidad profesional de expertos en las empresas que alberga CAEM, hay en todas las Cámaras Mineras Argentinas especialistas excepcionales, AOMA alberga la experiencia y “latido” extractivo nacional. Con estos jugadores se incluye al capital y al trabajo que hacen falta para que ningún relato nos pise. Las Universidades Argentinas están repletas de gente capaz que no posee movimiento ni aportan datos porque no se los conoce y menos se los convoca. Ahí mismo, funcionando a la par, el propio Conicet tiene científicos extraordinarios que se deben complementar con la realidad productiva. La Secretaría de Minería de la Nación es el motor político y el SEGEMAR la turbina generadora del orden de datos que debemos transferir al medio. Cada provincia posee una institución y es dueña de los recursos, sin embargo deben ellas ser más protagonista en forma colectiva, jugar para la selección, aportar los datos que la “turbina” perfeccionará. El Ministerio de Ambiente debe ser asesorado por todos nosotros que somos los que más sabemos de minería, o es que no es así? ¿Quién puede llevar los datos más precisos al Ministerio de Ambiente para que se los lleve al Presidente, si no somos mostros a través del motor y la turbina descriptos y alimentados por el combustible técnico que forman las empresas? Quienes van a asesorar técnicamente sino son los que integran esta selección minera argentina. Siempre que nos juntamos, discutimos retenciones, leyes de promoción, créditos, facilidades y un “toma” y “traiga”, eso seguirá siendo así, no se está discutiendo ese punto, estamos discutiendo abrir el camino pleno a la actividad minera, eso es primero. Lo que se propone es sostener una postura científica que respalde al Presidente de la Nación, y sea alimentada por la Selección para responder al Relato que nos está consumiendo. Se llegó a decir en Mendoza que el pueblo habla y que el tema minero es caso cerrado. ¿Hubo acaso una elección?, ¿Malargüe existe?, porque que yo sepa, hoy escucho un grito MINERO contundente desde el sur de Mendoza con un ¡Si! rotundo a la minería, ¿estamos acudiendo en su ayuda? Con datos que maten al relato. Esa es la oportunidad para que nuestros datos mineros inapelables hablen con la razón y la verdad filosófica que bien usadas son indestructibles.

Por esto se concluye que gente capaz sobra, solo falta ordenarla, un buen DT que ponga un arquero extraordinario como el SEGEMAR dedicado a generar datos científicos ambientales a partir de las realidades mineras argentinas, que ataje todos los penales y salga bien de contragolpe al área contraria. Que ese arquero sepa salir jugando con la defensa donde reciben la Secretaria de Minería de la Nación, el Ministerio de la Producción y el de Ambiente. Esa línea de tres debe alimentar al Presidente de la Nación en posición central de numero 5 y repartirla a las autoridades mineras concedentes que le deberían dar velocidad al juego y podrán precisar muy bien los pases filtrando a AOMA, CAEM y las CAMARAS, quienes tendrán el campo despejado para golear.

Hagamos entre todos la selección minera argentina para la difusión de los datos en contra del relato. Esta difusión no deberá ser cualquier cosa que diga lo que todos sabemos: que sin minerales no hay vida, que somos los generadores de todo, que somos la industria de industria, eso lo venimos diciendo desde 1993 y no está en discusión. Hay que generar datos pro ambientales tan ciertos como prometedores que el propio Presidente se sienta orgulloso de esta Selección Minera Argentina y los tome con toda la contención profesional que podamos darle, la decisión de generar difusión desde la mismísima Presidencia de la Nación. Creo que el Sr. Presidente está esperando esto, nadie toma decisiones sin datos contundentes, o ¿una empresa comienza a construir la mina sin datos que le certifican lo que va a ganar? esto es ciencia. Solo así la MINERIA SERA UN POLITICA DE ESTADO. Si no lo es, decididamente, no le echemos la culpa al Presidente de turno, al Gobernador que dijo lo que dijo, al Secretario, al, al, al… EL PAIS, QUE SOMOS TODOS, SEREMOS LOS QUE NOS IREMOS AL DESCENCO.

Resumen: generar datos jerarquizados, contundentes, inapelables y científicos para neutralizar con la verdad, un relato que nos están asfixiando, canalizarlo para que haya comunicados y se publiquen, y que sean tan contundentes que la propia Presidencia de la Nación los haga suyo. Así lograremos la difusión y la neutralización, no le pidamos a quienes tienen la responsabilidad de decidir, que lo hagan todo, nosotros, todos, también somos argentinos y estamos en el mismo barco.

Debemos aprender que “la ciencia mata al relato” yo le agregaría y “cosecha divisas”.

Dr Aldo Antonio Bonalumi

Profesor Titular Cátedra de Petrología Ígnez y Metamórfica F.C.E.F y Naturales

U.N.C

Ex Secretario de Minería de la provincia de Córdoba

Once Diario