La mina más grande de litio en México es una espada de doble filo

0
162

Este nuevo metal promete acelerar la transición energética, pero ¿a qué costo para los recursos hídricos y el desarrollo nacional?

Con reservas de alrededor de 243.8 millones de toneladas, los depósitos de litio descubiertos por la compañía canadiense Bacanora en el estado de Sonora, en el noreste de México, son los más grandes del mundo. Contienen significativamente más que Thacker Pass en el estado estadounidense de Nevada el segundo depósito más grande, reportó el Subsecretario de minas de México Francisco Quiroga en diciembre.

El litio es un componente central en las baterías recargables utilizadas en teléfonos inteligentes y vehículos electrónicos (EV), por lo que es fundamental para la transición energética global.

Ganfeng Lithium, el mayor productor y proveedor de compuestos de litio de China para Tesla, ya acordó una con Bacanora para desarrollar la mina en Sonora, que será la primera mina de litio de México.

Las compañías chinas desean arrinconar el mercado global de vehículos eléctricos, que se estima alcanzará 44 millones de vehículos para 2030.

«El litio es el nuevo petróleo», dijo Víctor Manuel Toledo, Secretario de Medio Ambiente de México al anunciar el descubrimiento de Sonora.

Si bien el metal tiene un potencial de energía limpia, viene con trampas. La explotación de litio requiere grandes cantidades de agua y puede tener graves consecuencias para el medio ambiente. Su extracción e industrialización también ha provocado vigorosos debates nacionales sobre la propiedad y la gestión de los recursos en países como Chile y Bolivia.

México tiene el problema adicional de que su mina de litio está ubicada en una región controlada por carteles criminales que el gobierno no ha podido controlar.

Se espera que la extracción de los depósitos en el municipio de Bacadéhuachi de Sonora que atraviesa el río Bavispe, comience en 2022.

China va tras el litio de México

«Ganfeng tiene inversiones en recursos en todo el mundo: China, Australia, Argentina, Irlanda y ahora México», dijo a Diálogo Chino Joe Lowry, un experto en el mercado del litio. Señaló que la compañía no puede invertir en litio en los Estados Unidos debido a las regulaciones sobre el control extranjero de recursos estratégicos.

Actualmente, China domina la cadena de suministro de vehículos eléctricos y produce cerca de dos tercios de las baterías de iones de litio del mundo. Estados Unidos produce apenas el 5%. China también controla la mayoría de las instalaciones de procesamiento de litio del mundo, según datos de Benchmark Minerals Intelligence.

Toledo dijo que el gobierno mexicano está buscando comenzar a fabricar vehículos eléctricos en fábricas estatales. El secretario de Economía de Sonora Jorge Vidal también dijo que su gobierno se había reunido con Ganfeng para discutir la construcción de una fábrica de baterías junto a la mina.

Quiroga dijo que la mina Bacadéhuachi traerá «progreso y bienestar» a Sonora, un estado con altos índices de corrupción y violencia.

Problemas de seguridad y sostenibilidad

Lowry dijo que la ubicación de la mina es «en el mejor de los casos» desafiante «desde una perspectiva de seguridad. «Ciertamente, hay lugares mucho mejores [que Sonora] para invertir en un proyecto de litio», agregó.

La mina está situada en una zona afectada por el crimen organizado, a solo 98 kilómetros de donde hombres armados de un cartel de drogas asesinaron a nueve mujeres y niños de doble nacionalidad estadounidense y mexicana el 4 de noviembre del año pasado. Según Reuters, Coparmex, una influyente organización empresarial mexicana, advirtió que la violencia está causando que los inversionistas pierdan la confianza en la economía.

El 11 de noviembre, ladrones armados robaron oro y plata en tránsito desde una mina de Sonora en un incidente que sirvió como «un recordatorio inoportuno de los riesgos de seguridad que enfrentan los mineros en México», escribió recientemente el sitio web de noticias de negocios BN Americas.

Además, los precios mundiales del litio son volátiles, y el sector minero de México en particular ha tenido problemas para atraer inversiones durante más de una década.

Escasez de agua y derrames químicos

Sonora ya enfrenta una crisis de desertificación y está clasificada como una zona de «estrés hídrico de referencia extremadamente alto», según el Instituto de Recursos Mundiales. Esto significa que la población ya está utilizando más del 80% de su suministro de agua disponible.

Ricardo Durazno, coordinador del grupo de campaña ambiental Viernes para el Futuro en la capital del estado de Sonora, Hermosillo, dijo a Diálogo Chino que el suministro de agua es un problema ambiental crítico en el estado. El descubrimiento de los depósitos de litio es «una espada de doble filo», dijo.

«Así como el litio es indispensable para la creación y el desarrollo de energías renovables, también es un mineral particularmente contaminante», dijo.

El proceso de extracción de litio tiene un riesgo inherente de contaminación. En el Tíbet en 2016, donde se extrajo litio desde la década de 1960, inicialmente para su uso en grasas industriales y antidepresivos, una fuga química tóxica de la mina de litio Ganzizhou Rongda mató peces y ganado de los que dependían las comunidades agrícolas locales.

El ácido clorhídrico se usa para procesar litio a medida que los productos de desecho se filtran de la salmuera, roca o arcilla. Esto ha generado conflictos con las comunidades que viven cerca de las minas en Argentina y Chile. La extracción de litio también puede afectar la calidad del suelo y el aire.

«Creo que es un recurso que podríamos aprovechar aquí en México, tanto como exportación como fuente de energía más limpia», dijo Durazno. «Pero dependerá de los políticos, las autoridades y las compañías mineras para implementar los estándares de protección ambiental»

dossierpolitico.com