Una nueva oportunidad para Chile como país minero

0
131

No cabe duda de que los minerales son esenciales para nuestra vida. Lo han sido desde tiempos inmemoriales y lo seguirán siendo en el futuro para un planeta cuya población aumenta y sufre las consecuencias del calentamiento global. La respuesta ante este escenario es el tránsito hacia una economía baja en carbono en la cual los minerales tienen un rol importante que jugar. No existe una economía baja en carbono sin minerales, pero asimismo el proceso minero tiene que adaptarse a esta economía.

Chile tiene una oportunidad en este contexto, al producir el 27% del cobre a nivel global y poseer el 22% de sus reservas. En general, las proyecciones de la demanda de cobre en el mediano plazo son muy positivas, pero el mundo demandará un cobre distinto. Liderar esa transición es una de las principales oportunidades que la minería le esta ofreciendo a Chile. Junto con mantener el liderazgo como productor, Chile puede proveer cobre verde para la transición en curso.

En el pasado Chile y su minería supieron aprovechar la oportunidad. Las cifras macroeconómicas de las últimas décadas son elocuentes, sin duda impulsadas por el aumento de la producción de cobre, acompañado por un marco institucional y capacidades habilitantes, y por el excelente precio de la década 2005-2015. Entre 1990 y 2017 la pobreza disminuyó en un 90% de acuerdo con cifras de la Encuesta Casen. Asimismo, en 1990 ocupábamos el séptimo lugar en Sudamérica en términos de PIB y avanzamos al primer lugar en el continente en 2009. En los últimos años, la contribución del sector al fisco chileno llegó al 13,8%. La minería ha sido clave en esta transformación y dado el contexto global, tiene la posibilidad de seguir contribuyendo a un crecimiento más equitativo que el país deberá afrontar a futuro.

En este contexto de mayores exigencias tanto para la minería como para otros sectores económicos con el fin de apoyar el desarrollo de una sociedad más equitativa, se requerirá más que nunca un diálogo fluido, especialmente si queremos que los proyectos que hoy están en cartera se concreten de acuerdo a los tiempos estimados. Y si bien la incertidumbre ha sido la principal característica que ha marcado el momento que estamos viviendo, necesitamos un espacio de reflexión en torno a las dimensiones de sostenibilidad, gobernanza y medio ambiente del negocio minero a largo plazo, y conocer la experiencia de los demás para así aunar visiones respecto al futuro de la industria.

Hoy más que nunca debemos compartir visiones frente a posibles escenarios futuros para el sector, respondiendo a las exigencias de la ciudadanía que también quieren ser parte de ese futuro, donde la minería es y será el gran motor de desarrollo para Chile

Prensaminera.org