Ahora hay una situación interesante en los mercados de la plata pensando a futuro

0
39

La revaloración de los activos está en pleno apogeo a medida que la incertidumbre empuja a los bonos del Tesoro al alza, y las acciones bursátiles bajan. En este entorno, los metales preciosos se están triturando, ya que no es el tipo de «incertidumbre» que es un buen augurio para los metales. Sin embargo, hay una situación muy interesante: jugar en los mercados de plata, ya que el precio spot del «oro de los pobres» ha caído un 34% desde que llegara al tope de 18,99  dólares por onza el día 24 de febrero. Actualmente, un mes después, cotiza a 12,57 dólares.

por José María Martínez Gallego

Parece que este precio actual podría ser un punto de entrada interesante, especialmente si cree que la «corrección» en el spot ha ido demasiado a la baja. Sin embargo, si desea comprar plata física, buena suerte al encontrarla cerca de este ratio del momento, que es lo que ofrecen grandes distribuidores.

Según el presidente de KEJ Financial Advisors, Jonathan Heller, lo que se conoce como «plata basura» o plata para fundición, principalmente el 90% de las monedas de plata pura acuñadas en los Estados Unidos antes de 1965, sin valor numismático, se puede obtener por alrededor de 20,62  dólares la onza (1.475 dólares por una bolsa de plata basura de valor nominal de 100 dólares que contiene 71,5 onzas de plata). Esa es una prima de casi 8 dólares, o un enorme 63% por encima del precio spot actual de la plata. Las monedas Silver American Eagle de una onza tienen márgenes aún más altos al precio spot, en cantidades más bajas puede ser de 12 dólares la onza, una prima del 95% para detectar.

Dice Jonathan Heller, “El negocio es rápido y los inventarios son bajos o vacíos, ya que los consumidores claman por el metal físico que pueden sostener en sus manos. Nunca he visto primas tan altas, lo que es un indicador del miedo que prevalece. La plata es especialmente popular porque se puede comprar en incrementos muy pequeños. En el escenario del fin del mundo, las monedas de plata de diez centavos, cuartos, medio dólar, dólares de plata (e incluso monedas de cinco centavos acuñadas entre 1942 y 1945, que contenían 35% de plata) son lo suficientemente pequeñas como para que puedan cambiarse por productos más pequeños”.

Claramente, hay una gran desconexión entre el precio de la plata al contado y la plata física, esta última tiene una gran demanda ya que el miedo es rampante. Es una buena representación del viejo adagio «un pájaro en la mano vale más que ciento volando«. Sin embargo, cuando el miedo disminuya, se espera que la prima sobre el spot disminuya drásticamente, y el precio aumente, cerrando la brecha entre los dos. De ahí que ahora sea un excelente momento para adelantarse y apostar por la plata de cara a futuro.

Oroinformacion.com