Bolivia: Mientras Latinoamérica apunta al litio el proyecto nacional no está definido

0
147

Una interesante publicación de la Agencia EFE en Bogotá – Colombia, recordaba el año pasado que «Latinoamérica apunta a la explotación de minerales codiciados como el caso del litio, un requerimiento especial de grandes industrias dedicadas a la tecnología renovadora o el campo aeroespacial». Se trata de una demanda extraordinaria a una minería estratégica que aún se debate en definiciones estructurales, señala la nota al identificar condiciones y desafíos históricos, en un escenario no formal y por lo mismo de inseguridad en una gestión sostenible del uso de recursos y el reparto equitativo de la riqueza». Parecía una configuración de la situación de tres países poseedores de la mayor reserva de litio en el continente suramericano, el caso de Bolivia, Chile y la Argentina.

Zona mineralizada

Al observar el tema, se menciona la condición de los países de la región, intrínsecamente ligados a la industria minera y principalmente a la exportación de materias primas, especialmente mineras, que desde siempre y en la época actual constituyen el pilar de la economía colonial, importancia que asciende hasta Colombia, ubicada al centro del perfil sudamericano.

Una apreciación más concreta de la valoración minera, reconoce que la región se mantiene como una de las reservas mineras más importantes del mundo, con una participación destacada en minerales metálicos como el litio que significa un porcentaje del 61% y se conoce como el «oro blanco», sigue la producción de cobre con 39% a nivel mundial, el níquel con 32%, el oro y la plata con más del 30% de reservas.

Un hecho interesante es saber que varios países altamente industrializados del mundo están «a la pesca» de identificar centros mineros en los que se produzca litio y ahora se incorpora como necesidad de primer orden el niobio. A propósito de ese requerimiento, los expertos han señalado que sólo Brasil posee cerca del 90 % de las reservas mundiales de niobio, un mineral que se utiliza para hacer el acero más fuerte y ligero, una cualidad del mineral.

El otro requerimiento mundial tiene que ver con el litio y se establece claramente que las mayores reservas se encuentran en Sudamérica, siendo Bolivia el país que tiene la mayor reserva y están en los límites de ese territorio las reservas de Chile y la Argentina. Las tres naciones en una competencia industrial para la fabricación de baterías de litio, que permitirán generar energía electromotriz en la nueva industria de vehículos.

Diversificación minera

Indudablemente que en el tiempo presente, hay una competencia intensa entre países sudamericanos, pues no sólo se trata de los tres que poseen litio, hay otros como el Perú que compite a Chile en la producción de cobre y se anotan con interesantes proyectos estratégicos, Ecuador y Colombia, incluyendo en este último un rubro minero especial, el de las piedras preciosas.

El hecho es que la actividad minera se diversifica en la región y crece en función de requerimientos especiales de las grandes industrias asiáticas o de Norteamérica, donde se pone la mirada en la variada riqueza minera del sur continental y donde están las reservas de minerales estratégicos como el litio y en adelante, puede ser el niobio.

Los expertos tienen marcada esperanza por una futura demanda de minerales como el litio y el niobio, considerados estratégicos y sin mayor competencia que alguna limitada producción de litio en el caso de Australia que sin embargo está a la vanguardia de la producción de baterías, lo que no sucede aún con los casos en «preparación» de Chile y Argentina. Bolivia con mayor rezago.

La presión que ejercen grandes inversionistas internacionales, en el caso de Chile y la Argentina , han generado algunas reacciones de cuidado de la propiedad y riqueza de litio, especialmente en Chile cuyo gobierno declaró esa reserva como estratégica, limitando los derechos de explotación, lo que generó cierta pérdida de competitividad frente a la producción de Australia y de la Argentina. En todo caso se trata de una medida que ya fue revisada y funciona con otras características.

Aunque se guardó cierta reserva, de todos modos traslució, el golpe que recibió Chile en la pasada gestión, cuando tres firmas inversionistas desistieron de darle «valor agregado» al litio de Chile, simplemente no lo industrializaron. Se trata de un proceso que se cumplió a mediados del año pasado 2019, de entonces a la fecha, se han dado otras condiciones y reglas especiales para corregir lo que se denominó «error de forma», haciendo entender que en el tema de fondo sigue siendo la necesidad de implementar una industria de litio con valor agregado en Chile.

Mientras tanto en Bolivia, tras el cambio de estrategia y la anulación del contrato entre YLB y la ACI alemana, aún hay serias dudas sobre la definición de lo que deberá encarar la nueva administración de la estatal del litio, tomando en cuenta que la producción o extracción del litio y su necesaria industrialización deben pasar por varios procesos antes de exportarse como materia prima para producir baterías de litio.

El proyecto interrumpido entre YLB y la ACI Systems estaba dirigido a dotar de valor agregado al litio boliviano, habiéndose proyectado la construcción de varias plantas para producir energía y baterías, lo que vislumbraba un ingreso a favor del Estado de por lo menos 5 mil millones de $us a partir del 2030. El proyecto está suspendido, los ejecutivos de la alemana ACI, esperan cambios en la política nacional, respecto al tratamiento del litio, algunos funcionarios que deben ver con el asunto, mantienen cierta resistencia a la continuidad o restablecimiento del acuerdo, sin embargo, hay otras voces potosinas que exigen decisiones para seguir adelante, bajo nuevas condiciones con el proyecto de industrializar el litio boliviano, considerado como la mayor reserva mundial y de momento, con el mayor atraso en la competencia industrial.

FUENTE La Patria

mineriabo.blogspot.com/