Catamarca: Los Apuntes del Secretario destacan el aporte de recursos de Agua Rica ante la pandemia

0
87

Otro acierto del primer mandatario catamarqueño fue haberle pedido al Jefe de Estado, Alberto Fernández, que declare servicio esencial a la minería a favor de que se reanude la actividad que se desarrolla en varios puntos del Oeste catamarqueño. Baste recordar que actualmente, si bien no hay megaproyectos como Alumbrera, se trabaja a pleno en Minas Capillitas, en Farallón Negro, en Antofagasta de la Sierra y los emprendimientos de litio en la precordillera. Al trabajo concreto hay que sumarle las acciones de los proveedores mineros que, al menos por 60 días, prometieron no ejecutar despidos. Si las cosas se hacen con cuidado y prevenciones se puede trabajar y, de esta manera, asegurar unos 1.200 puestos. Solo en Farallón Negro hay 500 familias que dependen de la minería.

La empresa Yamana, operadora del megaproyecto Agua Rica, no es ajena a los pesares catamarqueños. Frente a la pandemia desatada en el mundo entero, se ha preocupado de aportar recursos para los centros asistenciales de los departamentos mineros, esto es, Andalgalá, Santa María y Belén, a los que hay que sumar a los distritos de Aconquija y San José. Varios millones de pesos acaba de aportar para la compra de respiradores,  termómetros infrarrojos, monitores, barbijos, trajes sanitarios, gafas, guantes, etc. En el caso específico de Andalgalá se hizo cargo de la provisión de combustible y 20 viandas diarias que se contrataron con un proveedor gastronómico.

Independiente de estas acciones, todas dignas de ser destacadas en estos momentos, Yamana mantiene en Andalgalá una planta de 100 empleados, 99 de los cuales residen allí. De hecho, figura entre los principales empleadores, a pesar de que todavía el proyecto Agua Rica está en veremos y comenzaría a ser explotado recién en el año 2025. Por último, como lo anunciamos oportunamente, lleva a cabo una obra trascendental para los vecinos. Se trata del desarenador que construye sobre el río de la localidad, el que permitirá llevar agua hasta los piletones del centro urbano para su almacenamiento y posterior potabilización. No contamos aquí el arreglo que la multinacional realizó con YMAD, organismo que embolsó más de cinco millones de dólares que aseguraron su subsistencia y la subsistencia de Farallón Negro, por el arrendamiento de las instalaciones que utilizó Alumbrera por 20 años.

El Esquiú.com