La minería desconoce los límites del impacto del Covid-19

0
423

Facundo Huidobro, integrante de la comisión directiva de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) y gerente de Relaciones Institucionales de Mansfield Minera S.A (propietaria de Lindero, proyecto de oro) aseguró que el sector minero aún desconoce el impacto que tendrá la pandemia en la actividad.

Por Gustavo Argañaraz

Esencial

Mientras el sector minero argentino se ajusta a los desafíos que impone el Covid-19 y elabora protocolos de salud y seguridad para evitar el contagio masivo del virus y la actividad regresa a la producción lentamente, en declaraciones a noticiasmineras.com, Huidobro se refirió al acierto de declarar a la actividad como una de las actividades esenciales.

“El país necesita contrarrestar la situación que enfrentamos, hay una crisis pocas veces vista y debemos pensar en sobrellevar esta realidad en base a aquellas actividades que generan divisas, y la minería es un sector clave”; explicó.

La actividad se ha convertido en los últimos años en uno de los principales complejos exportadores sosteniéndose entre el cuarto y sexto lugar de las industrias de mayor venta al exterior. Asimismo, se trata de un sector doblemente valorado por el presidente de la Nación, Alberto Fernández, inicialmente para recaudar los dólares necesarios para hacer frente a las obligaciones de la deuda externa, hoy para adquirir los respiradores e insumos que demanda el sistema de salud ante la pandemia.

Otros de los factores por lo que la actividad fue declarada esencial es porque desarrolla bienes que hoy demanda la sociedad, por un lado para la reactivación económica mediante el trabajo, y por otro para hacer frente a la pandemia. “Por ejemplo, Salta es productora de Borato, se trata de un insumo con el que se elabora jabón y detergente que sirve para atacar al Coronavirus o los metalíferos que ayudan a reactivar otros sectores como la construcción”, destacó.

Protocolos

Asimismo, Huidobro –en diálogo con noticiasmineras.com– puso en perspectiva que la manufactura se desarrolla en “lugares remotos, aislados por lo que siempre estuvo en una especie de cuarentena, además de constituirse en la única salida laboral de esas regiones”; analizó.

En otro orden, remarcó que “el minero históricamente se adecuó a protocolos de seguridad, sabe manejarse con una serie de normas, ahora se suma la bioseguridad que exige forma de trabajos nuevos. Podemos concretar un gran trabajo en equipo”, deslizó sobre la readecuación de la actividad a las nuevas medidas que impone el coronavirus.

“Habrá fuerte medidas de control, hoy las empresas y trabajadores están asumiendo una gran responsabilidad y para ello es necesario que los protocolos se cumplan. Todos queremos ir a trabajar y regresar a nuestras casas sanos y salvos”, describió.

Agregó que el minero también debe cuidarse en su descanso, “es necesario que respete la cuarentena en su descanso. Un error de un trabajador, puede convertirse un error de una empresa y en caso que ello suceda puede traer consecuencias grandes. Tenemos que ser socialmente responsables hoy”, dijo. 

Inversiones

El también Vicepresidente de la Cámara de la Minería de Salta, analizó ante noticiasmineras.com que la industria minera, como muchas otras, se ha topado con un “escenario sin precedentes”, “este efecto llamado cisne negro no permite conocer cómo se va a comportar el mercado y los accionistas”, indicó.

Al igual que a principios de años –al analizar la volatilidad del precio de oro- Huidobro propuso “actuar con precaución, no hay certezas de qué sucederá a futuro”. Aseguró que la industria no avizora cómo saldrá parada de la pandemia, “estamos seguros que impacto habrá, pero desconocemos el verdadero alcance que tendrá”, repitió.

El empresario expuso que “será muy difícil para las empresas juniors, las que buscan financiamiento” y diferenció a las compañías que se encuentran en producción y en paralelo exploran nuevas áreas. En Santa Cruz tenemos el caso de Yamana Gold, Minera Santa Cruz y Newmont. Sin embargo, “todas las compañías no dejan de estar en una zona de riesgo.

Sucede que los nuevos protocolos se harán sentir en la productividad. “Hoy se necesita una estructura más grande para menor cantidad de trabajadores en producción que a su vez se ralentiza, todo es menos producción y ello influye en las finanzas. Hoy debemos ajustarnos a las nuevas condiciones de bioseguridad para sostener la industria y se desconoce hasta cuándo se sostendrá estas medidas”, explicó Huidobro.

Producción

Lindero está en un 90% de su construcción del proyecto y las previsiones daban cuenta que promediando el primer semestre del 2020 entraría en producción. “Ahora se van a estirar los plazos, construir bajo las condiciones de bioseguridad nos obliga a hacer una reingeniería de los labores que nos quedan por delante”; aseguró Huidobro a noticiasmineras.com.

La ralentización de Lindero se extiende a los más de 15 proyectos mineros existentes en la provincia del norte del país, pues cada enclave productivo debe dar a conocer a las autoridades de aplicación las nuevas normas en  bioseguridad. Exigencias que se extienden a Santa Cruz, San Juan, Catamarca y Jujuy.

Noticiasmineras.com