El presidente de SEMPI Gold España y SEMPI Gold Italia, sostuvo que “ante la crisis que se avecina, es recomendable ahorrar en oro físico”

0
200

El presidente de SEMPI Gold España y SEMPI Gold Italia, Gabriel Ruiz Ramírez, celebró el pasado 20 de abril una conferencia online en la que hizo un repaso por la situación económica actual, esbozó los escenarios de crisis que se esperan tras la epidemia de Covid-19 y planteó lo que puede hacer el oro para ayudar a los ciudadanos a hacer frente a esta situación.

por José Ángel Pedraza

Gabriel Ruiz Ramírez se dirigió a los asistentes en un webinar titulado “¿Qué puede aportar el oro ante la crisis económica generada por el coronoravirus?”, como parte de la campaña de divulgación de la cultura del oro que SEMPI Gold España lleva a cabo por todo el territorio nacional desde su fundación.

Esta campaña, habitualmente bajo la forma de un ciclo de conferencias, ha tenido que adaptarse también a los nuevos tiempos y a las restricciones de movilidad, bajo la forma de una conferencia online, a la que se inscribieron centenares de interesados.

El presidente de SEMPI Gold España comenzó la conferencia con un emocionado recuerdo a todos los fallecidos por esta terrible epidemia y a sus familiares.

A lo largo de algo más de una hora, Gabriel Ruiz defendió el papel que ha desempeñado el oro como elemento de protección de los ahorros y el patrimonio frente a amenazas como la pérdida del poder adquisitivo, la devaluación de la moneda o la crisis económica.

Ruiz trazó una radiografía de la situación en que va a quedar la economía global tras el paso del virus, en base a diversos estudios realizados por consultoras y organismos internacionales, que estiman una contracción del 1,1% en la economía de la Unión Europea y unas pérdidas económicas para España superiores a los 55.000 millones de euros.

En su calidad de experto en el mercado de los metales preciosos de inversión, con una larga experiencia a sus espaldas, Gabriel Ruiz explicó los motivos por los que, durante el mes de marzo, el precio del oro acompañó en su caída a los índices bursátiles en vez de ejercer de refugio, bajando desde 1.653 a 1.474 dólares la onza.

Según el presidente de SEMPI, los inversores aprovecharon el buen momento del oro, que se había revalorizado un 10% más que cualquier otro activo desde comienzos de 2020, para cubrir sus pérdidas en otros sectores de mayor riesgo como los mercados de capitales.

Un efecto que, recordó Ruiz, también se produjo a comienzos de la crisis de 2008, en la que el metal se dejó entre un 15 y un 25% de su precio en dólares, para posteriormente iniciar una subida que lo llevó a superar los 1.900 dólares la onza, registrando su precio máximo histórico, en el año 2011.

Tras esa caída de mediados de marzo, el precio del oro se recuperó y registró una importante subida en el plazo de apenas unos días, comenzando a ejercer la función de activo refugio por la que es reconocido internacionalmente.

En palabras de Gabriel Ruiz, “el oro tiene muchísimo que decir en esta crisis, y no solo lo digo como presidente de SEMPI Gold España. Las evidencias son tozudas y si hay algo que tiene este metal es historia a sus espaldas. Es un valor seguro desde siempre, que empezó a utilizarse como ornamento y enseguida pasó a considerarse como riqueza”.

Protección del patrimonio

El presidente de SEMPI Gold España explicó de forma muy gráfica la manera en que el oro ejerce su labor de protección del patrimonio y ayuda a combatir los efectos de la inflación, comparando el valor de dos monedas de la misma denominación: una Alfonsina de oro del reinado de Alfonso XII y una moneda de cuproníquel de los años 80, ambas de 25 pesetas.

“La diferencia en el poder adquisitivo de ambas es enorme, de alrededor de un 1.000%. Lo mismo sucedería si, en el año 2002, hubiéramos guardado en una caja fuerte 1.000 euros y su equivalente en oro; hoy día, el equivalente en oro de esos 1.000 euros estaría valorado en más de 4.500. Ésa es la depreciación real del dinero que manejamos cada día”, explicó Ruiz.

El presidente de SEMPI hizo también un repaso por la situación actual del mercado internacional del oro, que ha visto cómo las restricciones provocadas por el Covid-19 han provocado un “cuello de botella” en el suministro de metal a Europa y los Estados Unidos desde los lugares de producción en Asia y África.

“Sin embargo, hay que aclarar que no existe una falta de suministro, sino que el oro se encuentra en lugares y formatos distintos a los de su mayor demanda”, precisó.

Tras hacer un repaso por el comportamiento del metal durante las principales crisis económicos de los últimos años (‘Lunes Negro’, crisis de 2008, crisis japonesa, estallido de la burbuja de las ‘puntocom’…), Gabriel Ruiz expuso las cualidades que convierten al oro en la mejor protección para el patrimonio: es una fuente de retorno a largo plazo; ejerce de elemento de diversificación de la cartera de inversión; es un activo de enorme liquidez sin riesgo crediticio; y permite mejorar los resultados de la cartera de inversión.

En su intervención, Ruiz también explicó las diferencias entre el llamado oro papel (ETF, contratos de futuros y similares), “que no son más que apuntes contables que no implican que el cliente tenga ningún derecho de propiedad sobre los lingotes”, y la verdadera inversión en oro, que es el oro físico, en forma de lingotes y monedas o bullion.

Tras un repaso por los planes de compra programada de oro que SEMPI Gold España comercializa de forma exclusiva en España e Italia, Ruiz concluyó su intervención con una recomendación a los ahorradores: “si no se planifica algo, es muy difícil llevarlo a cabo. Eso es lo que nos ocurre cuando nos planteamos un ahorro mensual. Desde SEMPI Gold España ayudamos a que ese ahorro en oro sea real. Y en vista de la situación económica que se avecina, es altamente recomendable guardar una parte de ese ahorro en oro físico”.

Oroinformacion.com