Minería en tiempos de pandemia, por César González Barry

0
385

La minería es una actividad milenaria que nació con el hombre y lo acompañó en su evolución. Tanto los antiguos pueblos como la civilización moderna se fueron construyendo con los recursos de la minería.

En ese sentido es bueno recordar que las materias primas minerales se utilizan en innumerables aplicaciones, desde la construcción de una simple casa hasta modernos edificios; asimismo en la fabricación de distintos tipos de transporte (terrestre, aéreo y acuático), hasta vehículos espaciales que ya presagian la minería fuera de nuestro planeta.

A ellos debe sumarse una infinidad de productos, desde los artefactos domésticos de uso diario hasta los resultantes de industrias de las más diversas tipologías, muchas de las cuales aportan al desarrollo de la tecnología actual y se puede continuar así con un largo etcétera que excede esta simple nota.

En estos tiempos de pandemia, las industrias químicas cobran relevancia, especialmente las destinadas a la fabricación de jabones, detergentes, desinfectantes, prácticamente de uso obligado por los resguardos a tomar frente a la amenaza viral. Y en estos casos es bueno resaltar la importancia de los boratos, entre otros minerales que se extrae de los salares de la Puna y de los cuales la provincia de Jujuy es productora, industrializadora y exportadora.

A partir de los boratos naturales que ocurren en los yacimientos de la Puna, tanto de cerros como de salares, se obtiene una amplia gama de productos industriales como el ácido bórico, perborato sódico, octoborato sódico, bórax pentahidratado, bórax anhidro, etcétera, los que tienen distintos usos en múltiples industrias. Los boratos poseen propiedades fisicoquímicas únicas y singulares que los hacen efectivos en la aplicación de centenares de productos.

Químicamente es un metaloide, esto es muestra propiedades metálicas cuando está como boro elemental, pero forma sales no metálicas con otros elementos alcalinos o alcalinos térreos. Los boratos son esenciales en la fabricación de jabones y detergentes y estos fundamentales en la limpieza de manos y ropa que son la barrera primaria de defensa contra el Covid-19, tal como lo señala en sus artículos el científico salteño Dr. Ricardo Alonso.

Los boratos se utilizan para producir detergentes y blanqueadores, limpiadores domésticos o industriales; en medicina (gotas para los ojos, talcos para los pies), productos para el cuidado personal (cremas faciales, lociones capilares; cosmética en general), dentífricos, enjuagues bucales.

Pero además, los boratos tienen alrededor de 1.500 aplicaciones conocidas. Se los usa principalmente en los vidrios para aumentar su resistencia a los cambios bruscos de temperatura (vidrios borosilicatados tipo pírex), en el vidriado de las cerámicas (azulejos, porcelanas, artefactos sanitarios), como fundente de distintos metales para bajar el punto de fusión, fibras de vidrio, como minerales agrícolas, combustibles especiales, electroimanes de neodimio-boro para trenes de levitación magnética e imanes varios, nylon, caucho, plásticos, papel, pinturas, tratamiento de maderas, fungicida, bactericida, ignífugo, aleaciones, anticorrosivo, abrasivos (la combinación del boro con el carbono da sustancias de gran dureza), y un sinfín de usos químicos e industriales, desde los más sencillos a los más sofisticados.

Por otra parte, frente a las restricciones impuestas por la cuarentena mundial, la telefonía celular (con baterías de litio), se convirtió en la estrella de las comunicaciones.

También, probablemente, nunca antes estuvimos tanto tiempo frente al televisor o la computadora, en cuyas pantallas se destacan las tierras raras, entre otros elementos diversos. El trabajo virtual mediante las tecnologías disponibles se va imponiendo frente a los métodos tradicionales.

Y así podemos seguir con distintas cotidianidades donde diferentes materias primas minerales y energéticas integran nuestra vida hogareña, ¡hoy más hogareña que nunca, valga la redundancia!

De todos modos, es bueno rescatar que el trabajo del minero nunca fue fácil y en un futuro que se avizora cada vez más próximo, la exploración minera tomará rumbo al espacio, en consonancia con la imperiosa necesidad del ser humano de traspasar fronteras y requerir más recursos para su desarrollo.

Hoy, este Día de la Minería es un tanto especial, por la situación mundial de la pandemia. De todos modos, el desarrollo de la actividad, en sus diversas facetas, segura y paulatinamente irá recobrando la normalidad, fundamentalmente por la imperiosa necesidad de recursos mineros.

Por algo se la llama “Madre de Industrias”.

César González Barry

Miembro del Instituto de Geología y Minería de la Universidad Nacional de Jujuy (IDGyM-UNJu). Directivo del Centro de Geólogos de Jujuy.

Viapais.com.ar