Proyecciones del día después. Repaso de tendencias, por Bernardo Parizek

0
136

Por lo menos en mi caso he tenido mucho tiempo para la reflexión, sin embargo no lo he aprovechado debidamente. Los efectos del aislamiento obligatorio, el acceso a información en forma continua ha generado más incertidumbre que certezas.

Lo destacable es que creo que aprendimos en este tiempo es mejorar la discriminación de información, el enorme flujo de noticias falsas y conspirativas y la necesidad de apoyarnos en la ciencia para tomar decisiones.

Las muchas manifestaciones y proyecciones a futuro son de lo más variadas y es notorio en muchos casos la falta de análisis y datos concretos para predecir rumbos en una Argentina que no deja de estar convulsionada social y políticamente en forma crónica.

Para comenzar y admitir mi posición endeble a la pregunta Que pasará cuando los principales efectos de la Pandemia cesen? Mi respuesta es contundente: NO TENGO LA MAS PALIDA IDEA.

Pero como he tomado el desafío de tratar de entender el proceso, resumo en estas líneas algunas tendencias que rescato de la información procesada.

Economía:

Muchos de estos analistas (Riesgo, finanzas, manejo de Recursos Naturales) estiman que el mundo que conocíamos antes de las medidas de distanciamiento social no va a volver. Así se espera que el golpe que le propinó el virus al desenvolvimiento humano en el mundo se sentirá por mucho tiempo, pero también se harán sentir los recursos que se desarrollaron para tratar de superarlo. MadhaviBokil, analista de Moody’s.

Los llamamos sectores de alto contacto, como el comercio minorista en parte es reemplazado por el comercio digital. El mismo se están viendo acelerado por esta pandemia y, si bien no creen que eso implique el final del comercio tradicional, hay muchas ventajas en términos de eficiencia y costos que van a hacer que no cedan el espacio que ganaron.La industria de servicio quizá nunca se recupere. “Es casi seguro que la pandemia cambie la forma como las personas trabajan, compran y socializan, tal vez esto también cambie de forma permanente cómo operan muchas industrias de servicios”, escribió Paul Wiseman y AnneD’Innocenzio para Associated Press

Según las predicciones, cuando la pandemia termine y las normas de distanciamiento sociales se relajen, muchas personas seguirán trabajando de forma remota desde sus casas. Si esto ocurre a una gran escala, muchos emigrarán de las grandes ciudades y la vida en las urbes cambiará de forma abrupta. En este escenario las empresas tecnológicas tendrán un mayor dominio, pero otros sectores como el de los restaurantes y bares se verán seriamentegolpeados.Trabajar desde casa será cada vez más común. “La tradicional oficina se estaba convirtiendo cada vez más en algo obsoleto. La pandemia de coronavirus solo aceleró radicalmente la línea de tiempo”. MattBurr y BeccaEndicott para Wall Street Journal.

Una gran parte del negocio de las aerolíneas son los viajes de negocios. Las empresas están aprendiendo a prescindir de los viajes y que sus empleados trabajen a distancia. Lo mismo ocurre con los hoteles y en especial con el turismo.

De la misma forma, eso implicaría un cambio en los sectores del turismo y el transporte, por supuesto, implicaría una menor demanda de combustible. Creemos que algo que habría tomado tal vez 12 años está sucediendo en un período muy corto de tiempo.

Veníamos de un proceso de aceleración de la globalización que hacía que los mercados estuvieran cada vez más integrados, algo que recién se empezó a poner en duda por las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y China. Algo que se experimentó con esas tensiones y que ahora es mucho más notorio es la interrupción de las cadenas de suministro. Hay cadenas de suministro mundiales, especialmente en el sector manufacturero, que están muy dispersas por todo el mundo y pasan generalmente por Asia. Lo que creemos que es probable que ocurra en este tipo de situación, por supuesto después de que la epidemia haya quedado atrás, es que haya un replanteamiento por parte de los fabricantes respecto de acercar las cadenas de suministro a sus mercados.

Los sistema altamente eficientes de fabricación —como el método japonés justo a tiempo— pueden ser la forma óptima de producir un artículo complejo como un automóvil, las desventajas de un sistema que requiere que todos sus elementos funcionen como un reloj ahora se han expuesto», escribió Beata Javorcik para el Financial Times.

Por otro lado,siempre está la cuestión del petróleo, porque los precios están bajando y Oriente Medio es un punto caliente. Este es un punto que está bajo análisis y cuesta hacer proyecciones. En términos de comercio internacional para países emergentes, el hecho de que el petróleo pueda mantenerse barato un tiempo es negativo para las apuestas en ese sector. Por otro lado, en cuanto al futuro de las materias primas agrícolas la historia es diferente, ese sector probablemente se vea favorecido.

En resumen, ven un mundo menos integrado, con costos en materia de eficiencia y sectores que no van a volver a su forma previa. En términos del largo plazo, es más probable que veamos cambios en los que haya ganadores y perdedores. Un resumen lo realiza Decode.

A nivel socio-ambienta: “Hay esperanza de que podamos comenzar a ver el mundo de manera diferente. Tal vez podamos ver nuestros problemas como compartidos, y la sociedad como algo más que una masa de individuos que compiten entre sí por la riqueza y la posición social. Quizás, en el corto plazo, podamos entender que la lógica del mercado no debería dominar tantas esferas de la existencia humana como lo permitimos actualmente”, escribió Peter C. Baker paraThe Guardian.

Habrá más autoritarismo y esto se ha visto mayoritariamente en países emergentes donde el enemigo común mancomuna los esfuerzos bajo un único líder. Si bien esta respuesta es común es altamente peligrosa si el líder no sabe administrarla debidamente

“En resumen, el COVID-19 creará un mundo menos abierto, menos próspero y menos libre.No tenía que ser así, pero la combinación de un virus mortal, una planificación inadecuada y un liderazgo incompetente ha colocado a la humanidad en un camino nuevo y preocupante”, escribió Stephen M. Walt para ForeignPolicy.

Las ideas progresistas serán más aceptadas. En término específicos al manejo de recursos y al consumo esto puede ser una gran innovación en ciencia y tecnología repensando nuestros hábitos de desarrollo y la idea de progreso.

Pepe Mujica lo aclara: Nada en demasía, decían los griegos, porque todo tiene límites y la naturaleza también, pero lo olvidamos. No se debe navegar sin timón, pero en la globalizaciónlo olvidamos. La condujo solo la fuerza del mercado y la tecnología y no estuvo la conciencia política en este proceso. El viejo liberalismo mutó, se hizo ‘liberismo’, y abandonó su humanismo. Hoy, si pudiera creer en Dios, diría que la pandemia es una advertencia a los sapiens.

“Saldremos de esta pandemia con una nueva comprensión de cómo funcionan tanto nuestro gobierno como la sociedad. Las ideas anteriormente marginales de la izquierda, como el ingreso básico universal o la atención médica universal, ahora serán conceptos muy familiares y comunes para la opinión pública”, escribió Ryan Broderick para Buzz Feed News.

La pandemia creará una oportunidad para enfrentar el cambio climático: “La respuesta que tengamos a esta crisis de salud dará forma a cómo enfrentaremos la crisis climática en las próximas décadas. Los esfuerzos para revivir la actividad económica (los planes de estímulo, los rescates y los programas de regreso al trabajo que se están desarrollando ahora) ayudarán a determinar la forma de nuestras economías y nuestras vidas en el futuro próximo, y tendrán efectos sobre las emisiones de carbono que repercutirán en todo el mundo por muchos de años”, escribió Meehan Crist para New York Times.

La pandemia que atravesamos tiene un vínculo directo y un llamado de atención con la degradación ambiental y nos obliga a reflexionar sobre muchas de nuestras prácticas, actividades y visión de futuro. El desafío que tenemos es volver mejores aprovechando el paréntesis que generó la pandemia.

Minería: Minería: Según BN Americas la industria minera de América Latina lanzará más de cien proyectos de construcción, lo que requiere un gasto de capital de US $ 80.000 mil millones, en los próximos 4 años en una tendencia dominada por inversiones centradas en el cobre, que representan 64% del gasto total pero solo 35% de los proyectos. En esto los dos actores más destacados serán Chile y Perú, estando bien lejos Argentina, Brasil y México.

Por Bernardo Parizek

Biólogo, Consultor Ambiental. Prosec. CaMEM.

Adaptado para Prensa GeoMinera.