Cómo estos 10 factores influyen regularmente en las fluctuaciones de los precios del oro

0
229

El oro se utiliza como estándar de  valor  para las monedas de todo el mundo. El precio del oro se establece como un valor monetario, a menudo en dólares estadounidenses, y el precio del metal amarillo puede fluctuar con las condiciones del mercado. ¿Qué influye en el precio del oro en el mercado actual? A continuación, Eric Sepanek nos presenta diez influencias significativas sobre las fluctuaciones del precio del oro que cualquier inversor con interés en el comercio de este metal debería comprender.

por José María Martínez Gallego

Debido a que los precios del oro tienden a aumentar cuando las personas carecen de confianza en los gobiernos o los mercados financieros, el metal amarillo se convierte en lo que se denomina un producto de crisis. Los eventos mundiales a menudo tienen un impacto en el precio del oro porque éste es visto como una fuente de seguridad en medio de un tumulto económico o geopolítico. Por ejemplo, el precio del oro se disparó justo después de que los rusos se “mudaron” a Ucrania cuando la gente se volvió insegura sobre la estabilidad geopolítica en la región. En otros casos, la acción militar en realidad puede aumentar la tranquilidad con situaciones geopolíticas. Por ejemplo, el precio del oro se suavizó al comienzo de la Primera Guerra del Golfo. La conclusión es que el caos político equivale a un mayor interés en el oro como refugio seguro, dice sobre la crisis global Eric Sepanek, fundador y asesor de Scottsdale Bullion & Coin.

Una razón común citada para tener oro es como cobertura contra la inflación y la devaluación de la moneda. Los valores de las monedas fluctúan, pero los valores del oro, en términos de lo que puede comprar una onza, pueden mantenerse más estables a largo plazo. Debido a que el metal tiene un valor fuera de la política, se lo valora en todo el mundo, el oro es atractivo como una inversión sólida y de bajo riesgo en medio de las monedas tambaleantes. Los inversores pueden sentirse alentados a comprar e invertir cuando creen que el valor de su papel moneda disminuirá.

Otro de los factores que influyen regularmente en el precio del metal por excelencia es el de que el dólar estadounidense sigue siendo la moneda de reserva dominante en el mundo, por lo que es una de las principales divisas que los diferentes países tienen para los intercambios internacionales. El precio del oro y la fortaleza del dólar tienen una relación inversa bastante clara: cuando el dólar es fuerte, el oro es más débil y viceversa.

En los Estados Unidos, la Reserva Federal es la entidad que actúa como banco central. La mayoría de los países tienen bancos centrales, y otros estamentos dominantes incluyen el Banco Central Europeo, el Banco de Japón o el Banco Nacional Suizo. Las quiebras bancarias y las políticas económicas irregulares hacen que comprar oro parezca una inversión segura. Una vez más, las personas acuden al metal amarillo cuando el actual sistema de papel moneda experimenta incertidumbre. Algunos inversores prefieren la seguridad física y tangible de tener oro cuando los bancos centrales atraviesan déficits como protección de la riqueza. Ese sería el cuarto factor, el de la inestabilidad de los bancos centrales, que esgrime Sepanek.

Las tasas de interés sería el siguiente factor, ya que el oro no paga intereses como bonos del tesoro o cuentas de ahorro, pero los precios actuales del oro a menudo reflejan aumentos y caídas en las tasas de interés. A medida que aumentan las tasas de interés, los precios del oro pueden disminuir a medida que las personas venden su metal para liberar fondos para otras oportunidades de inversión. Cuando las tasas de interés disminuyen, el precio del oro puede aumentar nuevamente porque hay un menor costo de oportunidad para mantener el oro en comparación con otras inversiones. Las bajas tasas de interés equivalen a una mayor atracción por el oro.

La flexibilización cuantitativa, o QE, se refiere a una estrategia del banco central de comprar valores para aumentar la oferta de dinero. Al inundar las instituciones financieras con dinero, un banco central, como la Reserva Federal, espera alentar a los bancos a prestar más dinero y aumentar la oferta de dinero. Otros bancos centrales que han empleado esta estrategia incluyen el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y el Banco Central Europeo. Ese sería el factor de “facilitación cuantitativa”.

Los bancos centrales, como la Reserva Federal de los Estados Unidos, tienen reservas de oro y divisas internacionales en forma de papel moneda. De hecho, Estados Unidos, China y varios países europeos tienen la mayor parte de sus reservas en oro, y recientemente han estado comprando más toneladas para estas reservas, según afirma el World Gold Council. Cuando estos bancos centrales comienzan a comprar oro en mayores cantidades de las que venden, aumentan los precios del metal. Esto se debe a que la oferta de divisas aumenta y el oro disponible se vuelve más escaso.

El octavo factor se centra en la industria y la joyería. El oro no solo es valioso como fondo de cobertura y como una inversión segura, ya que también se usa en joyería e industria. Más de la mitad de la demanda de oro proviene de joyas y su comercio interior en China, India y Estados Unidos, los tres países con las mayores demandas. En algunas partes de la India, el metal amarillo todavía se considera un tipo de moneda, una muestra de riqueza, un regalo importante y una protección contra los malos tiempos. De igual manera, es un símbolo de opulencia en China, y su economía en auge significa que más personas tienen dinero para gastar en el gigante asiático.

Además de las joyas, otro doce por ciento de la demanda de oro se genera a partir de aplicaciones industriales. Los fabricantes usan oro en todo tipo de dispositivos electrónicos, desde ordenadores hasta sistemas GPS, y dispositivos médicos para solucionar problemas cardíacos.

Por lo que se refiere a la producción de oro, los investigadores coinciden en que sólo se producen alrededor de 2.500 toneladas de oro cada año, en comparación con una estimación de 165.000 toneladas en todo el suministro mundial de oro. Para visualizar esto, imagine todo el oro en el mundo llenando tres piscinas y media de tamaño olímpico, y la producción de este año formando un cubo de solo 4,8 metros cuadrados.

Si bien la nueva producción puede parecer modesta en comparación con la oferta total, los costos de producción pueden influir en el costo de todo el oro del mundo. Cuando los costos de producción aumentan, los mineros venden oro por más dinero para preservar sus ganancias, y esos costos más altos también se reflejan cuando llega el momento de vender monedas si se extrajeron del oro que se extrajo originalmente ayer o hace miles de años.

Por último, el décimo factor que influye en los precios del oro es según la oferta y la demanda. Los arqueólogos afirman que el mundo han estado extrayendo y codiciando oro durante al menos 5.000 años, y es probable que este metal precioso siga siendo precioso incluso si el precio fluctúa con frecuencia. A la hora de comprar oro, debe comprenderse que el  precio se  ve afectado por los costos de producción, la oferta monetaria, la comodidad o la incomodidad con la estabilidad financiera o geopolítica, la demanda generada por la joyería y la industria, y las acciones tomadas por los bancos centrales. Pero el valor real   del oro se mantiene bastante estable a largo plazo, y el precio simplemente podría reflejar incertidumbre temporal o fluctuaciones monetarias simples, finaliza diciendo Eric Sepanek.

Oroinformacion.com