Mendoza: Los empresarios y el desaliento frente a una cuarentena que ya muestra efectos graves

0
75

El parate de la economía y la incertidumbre por lo que viene son los ejes de este diálogo con el presidente de la UIM, Mauricio Badaloni, donde también se abordó el proyecto de Portezuelo del Viento y las actividades que pueden marcar el futuro de la provincia

Por Martín Gastañaga

Las diferentes cámaras empresarias de Mendoza expresan su preocupación frente a los efectos económicos de la cuarentena y la paralización de actividades que, en algunos casos, no tienen fecha cierta de reinicio.

Una de las más activas en estos tiempos ha sido la Unión Industrial de Mendoza, y su presidente dialogó con CNN Radio Mendoza, trazando un panorama del presente, pero también analizando el futuro de las actividades económicas, dejando abierto el debate para las licencias sociales y también los límites del modelo en marcha.

El impacto de la cuarentena

Inicialmente, y sobre el cese de actividades por las restricciones impuestas por el Gobierno, Badaloni destacó: “Este tema se empieza a complicar en el tiempo, y el tiempo es muy tirano en materia industrial, o comercial. Las economías reales sufrimos mucho este tipo de inactividad, y lo que observamos es un fiel reflejo de como las caídas se van dando, en algunos indicadores de la Unión Industrial Argentina a nivel nacional, y que indudablemente van a impactar”.

Y ello teniendo en cuenta que se refiere a indicadores de marzo, “pero en realidad ya se está viviendo y se está vislumbrando lo que es abril, con un fuerte impacto en materia salarial. Ya comenzamos a tener otro tipo de dificultades, las ayudas que uno ha leído en los boletines oficiales en muchos de los casos no están llegando, como el tema de los ATP”, y agregó que obtener los créditos blandos también ha sido muy dificultoso, por “el tema de las garantías, cosas que no están muy claras”.

“Ya llegando a los 60 días –indicó el presidente de la UIM– dentro de las distintas cámaras se empiezan a escuchar distintos tipos de alternativas y de salidas. Uno es aguantemos esto, y ya de a poco hay un desánimo generalizado, porque uno no puede tampoco contener sin dinero y sin trabajo, y en muchos de los casos hay en Mendoza –que hemos tenido un mejor tratamiento de la curva de la pandemia– sectores que han empezado a trabajar, pero hay actividades como el petróleo que no arrancan, y nos hacen daño porque no podemos activar el resto de las industrias locales”.

Portezuelo del Viento

La gran esperanza de una parte del empresariado mendocino para los próximos años se llama Portezuelo del Viento, una obra que promete trabajo, pero que además debería dar lugar, con sus réditos, para más obras relacionadas con el uso del agua.

Badaloni explicó: “Lo venimos trabajando desde hace mucho tiempo, fundamentalmente desde el final del gobierno anterior. Armamos un clúster en forma conjunta con el gobierno de la provincia, empezamos a agruparnos, y si bien lo hicimos en el entorno de la Unión Industrial de Mendoza, ya esto tiene un carácter mucho más transversal a todas las industrias, así que lo dejamos abierto”.

Actualmente, “hay cerca de 360 compañías que se han incorporado. Trabajamos normas de calidad con gente de IRAM, hemos trabajado también con gente del INTI, con el IDITS, como la caja donde nos desarrollábamos, para el relacionamiento de las pequeñas y medianas con las líderes que van a hacer la obra, a ver como tenemos que adecuar nuestras empresas”. Para ello, se armaron “cuatro vectores, para estar trabajando en materia de ingeniería, en materia financiera, como preparar las empresas para postular, que habilidades técnicas se tienen que requerir, también uno de compliance para la materia de integridad, para cuidar el relacionamiento entre las grandes y las chicas”.

“En estos momentos esto está casi culminando con una de las empresas que ha comprado el pliego y se ha arrimado al clúster a hacer consultas a ver qué es lo que se le puede ofrecer. Están vinculadas las cámaras de San Rafael Alvear y Malargüe, lo tenemos mucho más encausado, las empresas van a tener que hacer un esfuerzo importante, y esto nunca había estado planteado así, es más abierta de lo que antes era la obra pública”, agregó. Concluyó señalando que es “una reparación histórica para Mendoza, y creo que todos los mendocinos debemos estar atentos, estar cerca, y podamos trabajar en ella”.

Mendoza se puede reconvertir

El contexto económico augura una crisis prolongada y de difícil salida. Mendoza debatió hace poco tiempo, con los resultados que todos conocemos, si abrir su matriz productiva a la minería o no. Eso dejó sus secuelas y es otro de los temas que se conversaron con el presidente de la UIM: “Por ahí en este Boca-River te tildan de prominero o antiminero, y la verdad es que en las actividades industriales, una actividad como esta es la madre de las industrias. Creo que son oportunidades, cuando a uno se le van acabando alternativas debe seguir buceando para ver con qué seguimos”.

Sobre la riqueza del subsuelo, agregó: “Mendoza siempre la va a tener, y es la mirada del mundo, no solamente es vitivinicultura, la actividad extractiva ha sido durante muchos años la principal, y entendemos que tenemos que seguir encontrando las respuestas de qué tipo de minería. Si bien esto no ha podido prosperar en los últimos años, más temprano que tarde va a ser realidad por la misma necesidad. No puede ser que tengamos un suelo tan rico e indicadores de pobreza cercanos al 40%”.

La cuestión dividió a Mendoza, y si bien en muchos lugares se expresó un tajante rechazo, en otros lugares su hay licencia social. “No todos los municipios están preparados, porque la ciudadanía no está en condiciones de avanzar, pero tenemos lugares como Malargüe que dicen que sí, y tenemos necesidades”.

A la hora de buscar alternativas, agregó: “Otro sector de gran potencial es el de las industrias basadas en el conocimiento, las visuales, recreativas. En el mismo turismo, en el que hoy vemos un freno, pero las actividades que podemos desarrollar son muchas, en un mundo que va hacia lugares abiertos, y eso nos pone en un lugar de privilegio”.

Si como expresan los entendidos, las consecuencias económicas del fenómeno que nos afecta serán de una magnitud formidable, al empresariado le espera un papel trascendental. Hay discusiones que para ellos están abiertas, y de su visión dependen muchos destinos, al menos en la provincia.

Ciudadanodiario.com.ar