¿Qué se juegan los inversores de metales preciosos en la carrera presidencial estadounidense?

0
155

El virus exportado desde China, los bloqueos económicos y los esfuerzos de rescate multimillonarios de los banqueros centrales han dominado los mercados en los últimos tres meses. Sin embargo, a medida que se cierren gradualmente los bloqueos y se acerquen las elecciones de 2020, los inversores comenzarán a centrarse más en los acontecimientos políticos nacionales, como es el caso de la elecciones presidenciales a la Casa Blanca en Estados Unidos.

por José María Martínez Gallego

La economía una vez fuerte que el presidente Donald Trump esperaba que lo impulsaría a la reelección se ha derrumbado. El actual presidente también ha recibido una gran cantidad de crítica sprovenientes de los medios de comunicación sobre el manejo de la crisis COVID-19, y eso ha afectado sus números en las encuestas.

A pesar de estos vientos en contra, los datos muestran que Trump todavía tiene una buena oportunidad de derrotar a Joe Biden, que tropieza una y otra vez sin sacar rédito de la situación.

Las opiniones de los expertos y los encuestadores tienen mucho menos peso predictivo que las opiniones de las personas que realmente están arriesgando su dinero. Las cuotas de apuestas de RealClearPolitics muestran actualmente que Trump está en +8,4 puntos (50,3 – 41,9) sobre Biden en términos de sus posibilidades de ganar la Casa Blanca. Igual de importante para los inversores podría ser la lucha por el control del Senado de los Estados Unidos.

Wall Street probablemente podría soportar una victoria de Biden y un control republicano del Senado. Las fuerzas gubernamentales divididas se comprometen y hacen que los cambios radicales en los impuestos o en la regulación sean poco probables.

Pero si los demócratas ganan el control de la Casa Blanca y de ambas cámaras del Congreso, la perspectiva de que la izquierda política ejerza un poder sin control en Washington podría hacer que el mercado de valores se tambalee y los inversores corran a refugios seguros, incluidos el oro y la plata.

La última vez que un republicano fue reelegido fue en 2004. El entonces presidente George W. Bush se enfrentó al retador demócrata John Kerry. Los mercados de oro y plata tuvieron un buen desempeño en el segundo semestre de 2003 y obtuvieron ganancias modestas en 2004. Los metales se encontraban en las primeras etapas de un importante mercado alcista.

En 2008 (cuando Barack Obama y John McCain competían por la Casa Blanca), la crisis financiera golpeó de lleno todos los mercados. La plata se estrelló junto con prácticamente todos los demás activos durante ese angustioso otoño. El oro, sin embargo, resistió la tormenta bastante bien y terminó obteniendo una ganancia en el cómputo del año.

La sorprendente victoria electoral de Donald Trump en 2016 encendió un fuego bajo el mercado de valores y puso algo de freno en la demanda de metales preciosos físicos.

La demanda de monedas bullion, lingotes y piezas de colección se mantuvieron tranquilas en los últimos años, en comparación con los años embriagadores del presidente Obama, hasta que el brote de coronavirus desencadenó una nueva ola de compras.

Los precios del oro ahora han subido desde la victoria e inauguración de las elecciones de Trump, mientras que la plata recientemente ha vuelto a alcanzar el punto de equilibrio en esta era presidencial de cuatro años.

A diferencia de las existencias, los metales preciosos tienden a beneficiarse del “comercio del miedo». Si un demócrata (presumiblemente Biden, aunque todavía no es oficialmente el nominado) gana la Casa Blanca en 2020, muchos inversores pueden decidir agacharse y ponerse a la defensiva, especialmente si una ola «azul» (republicana) cambia el equilibrio de poder en el Senado.

“A finales del verano o principios del otoño, los mercados del oro y plata pueden comenzar a mostrar una correlación inversa con las tendencias en las perspectivas electorales del presidente Trump y del Partido Republicano. Sin embargo, las grandes fuerzas macro ahora en movimiento, es decir, la explosión de la deuda pública y la flexibilización cuantitativa infinita de la Reserva Federal, permanecerán en movimiento independientemente de quién gane”, afirma Stefan Gleason, presidente de Money Metals Exchange.

Solo es cuestión de si los resultados electorales aceleran las amenazas al valor del dólar estadounidense y los pagarés denominados en dólares.

No existe una solución política viable para la crisis actual. No habrá vuelta a la normalidad en los próximos cuatro años. Las razones fundamentales para que los inversores posean metales preciosos seguirán siendo convincentes.

Por lo tanto, si el Partido Republicano mantiene la Casa Blanca en 2020, no son necesariamente buenas noticias para Wall Street y malas noticias para los amantes del oro.

Recuerden que cuando George W. Bush ganó la reelección en noviembre de 2004, el oro se cotizaba a solo 450 dólares la onza. El auténtico dinero llegó a un récord de 1.000 dólares la onza a principios de 2008.

Durante ese mismo período, la plata pasó de menos de 8 dólares la onza a más de 20 dólares onza. Es importante destacar que los metales preciosos superaron ampliamente al mercado de valores durante los cuatro años del segundo mandato de Bush II.

Entonces, ¿importan las elecciones presidenciales? “Por supuesto, pero no necesariamente crean o rompen mercados alcistas para ninguna clase de activos, incluidos los metales preciosos”, responde Gleason.

Oroinformacion.com