No para todos, llega la tercera etapa de las ATP

0
45

Empresarios locales opinaron de esta asistencia y de la realidad económica que les toca atravesar en tiempos de pandemia y aislamiento social y obligatorio.

dlovano@elpopular.com.ar

El pasado viernes, con los anuncios encabezados por el presidente de la Nación Alberto Fernández, el gobernador de la Provincia Axel Kicillof y el jefe de gobierno de la Ciudad Horacio Rodríguez Larreta saltaron algunas alarmas acerca de la implementación de la etapa 3 de la ATP.

Si bien este programa, mediante el cual el Estado paga parte de los salarios del sector privado, tendrá variantes en las zonas que transiten una «nueva normalidad», alcanzará a todo el país, y no al AMBA como llegaron a interpretar durante la alocución presidencial.

 El programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) asistirá por tercera vez a los trabajadores, aunque con modificaciones.

Entre las nuevas disposiciones, una de ellas determinó que no llegará a empleados con sueldos superiores a los 120 mil pesos.

Las empresas que se encuentren en las zonas del país en fase de distanciamiento por menor circulación del virus podrán inscribirse, aunque el tope de la ayuda estatal para los sueldos de junio será de 16.875 pesos por trabajador.

En la primera entrega de las ATP el Estado pagó parte del salario de hasta CEOs de corporaciones, y en la ATP 2 se estableció un máximo salarial de 250 mil pesos.

Ahora será de 120 mil pesos brutos. Por encima de esos sueldos la empresa deberá hacerse cargo en su totalidad, por más que hubiese sido aceptada como beneficiaria del programa.

Las empresas con más de 800 empleados no podrán aumentar los honorarios de sus directores durante 12 meses y se mantendrían los otros requisitos, como no poder recomprar acciones ni operar en el dólar CCL.

Por algunas de estas trabas, directorios de firmas de magnitud (nacionales y multinacionales) optaron por devolver la primera cuota de las ATP luego de haberla abonado a sus empleados.

La ATP se mantiene inalterable para las empresas que estén en las fases de aislamiento obligatorio, pero también para las actividades críticas, como el turismo, la gastronomía o la hotelería, independientemente del territorio.

En este sentido, consultas realizadas durante la jornada de ayer con distintos referentes del empresariado olavarriense mostraron realidades distintas -hasta antagónicas-, según el sector.

 Por caso el arquitecto Sergio Yakiche, empresario hotelero, admitió que luego de haber recibido las dos primeras cuotas para cubrir el 50% del salario de sus empleados, «esta asistencia es absolutamente fundamental. Son tres meses en esta situación y, por la cuenta que hice, serán no menos que otros tres meses».

«Si nos sacaran esta ayuda estaría seriamente condicionado nuestro futuro. Ni siquiera abriendo el hotel, porque producto de la pandemia no hay gente circulando que venga de otras ciudades» graficó.

Alejandro Weimann, titular de Supermercados Tres Estrellas, está en una situación diferente.

Por tratarse de una actividad esencial no ingresa en este programa, aunque su actividad también quedó a merced de esta «nueva normalidad».

«Nosotros seguimos abiertos toda la cuarentena. Las ventas no son las habituales, pero nos hemos ido manteniendo, porque fuimos de los menos afectados de la economía en general» admitió.

Los volúmenes de venta se alteraron como la conducta del consumidor.

«Al no poder moverse mucho se maneja más con negocios de cercanía y nuestras grandes superficies se han visto un poco afectadas; no tanto en las sucursales que tengo en los barrios» describió.

En los primeros días de marzo la gente se agolpó en los locales que venden alimentos por miedo al desabastecimiento, pero con el correr de la semana fue aplacando su voracidad compradora.

Por su parte, el distribuidor para Olavarría de la alimentaria cordobesa Arcor, Carlos Alejandro Costa, mostró un panorama parecido en cuanto a la fluctuación de las ventas.

«Nosotros recibimos las ATP un solo mes, y en algunos casos, no en el total de nuestros empleados. Más allá de que siempre estuvimos trabajando, las ventas se han caído mucho. En marzo y abril la gente se cargó de mercaderías, y hoy por hoy traccionan más o menos los supermercados. Aún así las ventas bajaron un 60%» reveló.

«La parte de kioscos se desmoronó del todo. La gente ya no tiene la plata que tenía en su momento y se está complicando» denunció.

«Vamos a afrontar los próximos sueldos como se pueda. Esto viene afectando a nivel Arcor central directamente, que tiene problemas con ciertos insumos. Con los fríos que están haciendo no tenemos dos o tres de las referencias más importantes en chocolate, que es lo que suma volumen en esta época» indicó.

Costa viene al día con sus 23 empleados. «No sé que pasará el mes que viene con los aguinaldos», anticipó.

Integrante del directorio de una casa de venta de electrodomésticos de capitales olavarrienses, que pidió mantener su nombre en reserva, contó que el trayecto comercial desde marzo hasta la fecha se fue movimiento según la fase.

En las tres primeras fases tuvo sus locales cerrados, con el ingreso de Olavarría en la Fase 4 abrió sus puertas al público, y en esta Fase 3 sólo está activo el departamento de cobranzas.

«El Estado nos ha pagado las ATP los dos meses, porque debimos estar con las puertas cerradas y, como se maneja de acuerdo con la facturación, no sabemos que ocurrirá con este tiempo que estuvimos abierto» explicó.

«Ahora debemos volver a pasar los datos de todos los empleados, pero seguramente no nos van a pagar porque hemos levantado la facturación» especuló el empresario que tiene todas sus bocas de expendio cerradas desde hace dos semanas.

«Si corresponden las ATP, corresponden para todos, también para las empresas que están bien y organizadas, como en nuestro caso. Acá no tiene nada que ver la espalda que tenga la empresa luego de trabajar toda una vida, sino la caída en la facturación» reflexionó.

Las pymes mineras entraron al programa

El Subsecretario de Minería de la provincia de Buenos Aires, Federico Aguilera, y el titular de la Federación Argentina de la Piedra, José Pizzone, celebraron ayer el ingreso del sector al programa Asistencia al Trabajo y la Producción.

«Lo que se hizo fue articulado con el Ministerio de Producción de la Provincia, a través de Augusto Costa; con Matías Kulfas, del Ministro de Producción de la Nación, participó el Sindicato AOMA a través de Héctor Laplace y la Cámara de la Piedra, por supuesto», señaló Aguilera.

«Cada uno hizo su aporte para visibilizar este reclamo, elaborando informes, mandando datos estadísticos, hasta que se logró que se entendiera la importancia del sector y la situación que estamos atravesando», destacó.

Las empresas mineras de la Provincia soportan una altísima caída en sus despachos con respecto al año pasado, que de por sí fue muy malo, por la parálisis de la obra pública en especial.

«Estamos hablando de más de 6.500 trabajadores de la Provincia. Son 381 pymes mineras que tienen ahora la posibilidad de ingresar a este programa de Asistencia al Trabajo y la Producción», subrayó Aguilera.

José Pizzone, autoridad de Canteras Piatti y presidente de la Cámara Argentina de la Piedra opinó que era inadmisible mantener a las pymes que representa al margen de esta asistencia estatal, implementada como consecuencia de la brusca caída de la actividad económica en tiempos de pandemia.

La noticia se terminó de confirmar ayer por la mañana. «Los códigos de actividad de lo que es minería no metalífera no estaban incluidos en el programa, en cambio sí estaba incluido el cemento. Por eso fue que Loma Negra tomó las ATP y después, cuando salieron una serie de trabas, optó por devolverlas», recordó Pizzone.

La actividad estaba considerada como productores de extracción básica y no industriales. «Es un tremendo error, porque si algo hacemos nosotros es convertir el manto de piedra de un yacimiento en un producto final», sostuvo.

Esta es la razón por la cual todas estas pymes quedaban al margen de los ATP.

«A principio de abril empezamos a gestionar, a través de la Cámara de la Piedra de la provincia de Buenos Aires, la Federación Argentina de la Piedra, la Cámara de Empresarios Mineros de Córdoba, con la Cámara de Empresarios Mineros de la Argentina», relató.

Otras entidades, como la Unión Industrial Argentina, la Unión Industrial de Córdoba y la Unión Industrial de la provincia de Buenos Aires se involucraron en el reclamo.

«El jefe de gabinete, Santiago Cafiero, fue en épocas de Scioli subsecretario de comercio, industria y minería; estuvo varias veces en las canteras de Olavarría y conoce perfectamente el tema. Nos conectamos personalmente con él y luego de 90 días el viernes, de alguna manera, terminó esto con la publicación en el Boletín Oficial», describió Pizzone.

El sector estuvo parado desde el 20 de marzo por varias semanas y hoy la actividad no supera el 20% de la producción, con la mayoría trabajando entre un 5% y un 10% de la capacidad instalada.

«En el sector nuestro no hubo despidos. Hemos sostenido con un esfuerzo enorme la totalidad de la masa laboral, pero es un tema muy importante para el futuro; en las condiciones de trabajo que se venían dando y las que se van a dar va a ser imposible sostener la masa laboral completa. Vamos a tener que llegar a acuerdos con el Sindicato de cómo nos manejarnos una vez que se termine esta pandemia», anticipó Pizzone.

La minería no metalífera de tercera categoría, que suministra materiales de construcción para la obra pública, obras de infraestructura y la obra privada, comprende a unas 2.000 pymes de todo el país.

Todas ellas ahora están incluidas en el programa ATP.

Números

En condiciones normales la provincia de Buenos Aires producía 1.400.000 toneladas de áridos por mes, y tuvo un pico en dos millones de toneladas.

Desde el freno a la obra pública hace un par de años, en el primer trimestre de 2020 apenas si llegó a las 600 mil toneladas y en este momento el despacho oscila entre las 200 y las 250 mil toneladas.

El Popular