San Juan: Con matices, intendentes apoyan la corrección en el uso de fondos municipales mineros

0
25

Los jefes comunales de donde hay minería a gran escala dijeron que están de acuerdo con volver a las raíces y que la plata sólo pueda ir a obras.

En Calingasta, Iglesia y Jáchal están enclavados los proyectos metalíferos más importantes de la provincia y los tres ya han recibido regalías de la actividad minera.

Los tres son intendente de departamentos con minería a gran escala que han recibido cientos de millones de pesos en regalías. Miguel Vega (Jáchal), Jorge Castañeda (Calingasta) y Jorge Espejo (Iglesia) se declararon a favor del proyecto que elabora el Gobierno provincial para cerrar cualquier posibilidad de que ese dinero se use en gasto corriente y vaya únicamente a obras, como era al principio. El norteño hizo un pedido para que sea considerado por los autores y el iglesiano planteó una salvedad para el futuro.

POR LEONARDO DOMÍNGUEZ

El proyecto oficial está en plena elaboración y se espera que sea presentado como una propuesta en el Acuerdo San Juan, la convocatoria que hizo Sergio Uñac para que todos los sectores económicos y sociales hagan aportes para que la provincia encare la postpandemia y fije políticas de fondo de corto, mediano y largo plazo. Los intendentes de los departamentos mineros ya anticiparon que, en general, están de acuerdo.

La iniciativa tienen un objetivo claro: que los municipios no puedan aplicar a gastos corrientes los fondos que reciban de la minería en forma de regalías. El disparador fue lo que ocurrió durante más de una década en Iglesia con los hermanos Marinero, quienes dilapidaron gran parte de los más de $1.000 millones que embolsó del emprendimiento Veladero gracias a una excepción que el giojismo introdujo en la ley de regalías.

Espejo es el sucesor desde diciembre de 2019 de los Marinero y en la campaña electoral del año pasado, ya había dicho que iba a pedir que se derogara la polémica excepción que autorizaba a usar fondos en gastos corrientes. En esta oportunidad se mantuvo en la misma línea y aseguró que “nadie quiere que vuelva a pasar lo que pasó en Iglesia, me parece bien que se modifique la ley y que todo vaya a obras que traigan un desarrollo real del departamento”.

Aún no se conocen los detalles finos del uñaquismo, pero fuentes calificadas le habían adelantado a este diario que la modificación consiste básicamente en eliminar de la ley las excepciones para que los dividendos de la minería se utilicen en otra cosa que no sea obras. De esta forma, quedaría sin efecto el decreto reglamentario que habilitó que el 20% se destine a gasto corriente y el resto a prevención y reparación de daños, entendiendo que para todo eso está el presupuesto municipal.

Espejo aseguró que, aún con la crisis que está generando la pandemia, “nosotros no hemos usado las regalías para gasto corriente y tenemos muchos proyectos en carpeta que vamos a ejecutar para generar actividades económicas adicionales, como un matadero nuevo”. De todos modos, señaló que “a futuro habría que analizar si es necesario que se habilite que una parte sea para mantener las obras y las estructuras que hagamos”, o sea que se fije una nueva excepción para esos casos.

Vega, cuya gestión recibe regalías del yacimiento Gualcamayo, sostuvo que “a nosotros no nos afecta ninguna modificación porque no usamos las regalías en gestos corrientes, pero me parece bien que se haga para asegurar que nunca pase”. Lo que sí, reflexionó a modo de pedido que “me gustaría saber si los fondos se van a poder invertir en la construcción de casas, porque es una de las cosas que nosotros venimos haciendo para darle sustento a muchas familias”.

En Calingasta funcionó hasta hace poco y generó regalías el proyecto Casposo, que quedó suspendido hasta nuevo aviso. Castañeda aseguró que “está bien la modificación si ese es el espíritu, la plata se tiene que usar en transformar las comunidades con actividades que se puedan sostener en el tiempo”.

Diario Huarpe