Chile: Pese a continuidad operacional y alza del precio del cobre, utilidades de la minería privada se reducen a la mitad

0
52

Diego Hernández advierte que eliminación del DL 600 podría afectar la inversión en minería

Mejor desempeño en segundo trimestre no logró revertir el impacto del período eneromarzo. De excluir a Cerro Colorado, caída en ganancias es de 19%.

Pese a los esfuerzos que han implementado las compañías mineras para hacer frente al impacto de la pandemia, el efecto en sus resultados sigue latente. Si bien la industria enfrentó un segundo trimestre mucho mejor, las ganancias se mantuvieron a la baja durante los primeros seis meses.

Según reportaron las 14 mineras privadas más grandes del país a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), en la primera mitad del año las utilidades de estas firmas totalizaron US$ 829 millones. Al comparar con el mismo período de 2019, se trata de una reducción a la mitad (50,3%) en las ganancias de dichas empresas, cifra que fue fuertemente inducida por el castigo realizado por Cerro Colorado (BHP), luego de reconocer un impairment por US$ 409 millones.

Esto, tras la decisión del controlador de reducir sus operaciones. No obstante, al aislar el desempeño de Cerro Colorado, los resultados de las mineras siguen en descenso. Descontado este efecto, las utilidades de este grupo se reducen en un 19% en comparación con el ejercicio anterior, siendo solo cuatro compañías las que presentan un mejor desempeño en el listado (Collahuasi, Antucoya, Carmen de Andacollo y Candelaria).

“Gran parte de esta baja es por efectos de la pandemia, ya que el aumento de los precios lo estamos viendo recién en las últimas semanas (del primer semestre). Hay que destacar, no obstante, que ninguna compañía chilena dejó de producir, lo que ayudó mucho, ya que si se hubiesen detenido las operaciones, las utilidades habrían bajado mucho más, como sucedió en otros países vecinos como Perú y Panamá”, sostiene el socio de la consultora Vantaz, Mauro Mezzano.

Otro indicador que revela la información entregada a la CMF son los ingresos de este grupo de empresas, los que también disminuyeron en la primera mitad del año, llegando a los US$ 11 mil millones, monto que es un 11,4% menor al visto en igual lapso de 2019. En esta línea, el precio del metal rojo, en promedio, cayó en una proporción similar (10,8%), tras pasar de US$ 2,79 a US$ 2,49 la libra.

Promisorio segundo trimestre

Pero al parecer la industria logró tomar el ritmo de la pandemia y encauzar la operación, ya que al desagregar las cifras al segundo trimestre, estas son notablemente mejores, impulsadas, entre otros factores, por la importante reducción en los costos de producción. Según los indicadores, mineras como Quebrada Blanca o El Abra, lograron reducciones de un 64% y 60% respectivamente en el período abril-junio.

“Lo que se ha visto es que el tema de costos ha tenido un control extremadamente potente, pero también está el factor del tipo de cambio, que ha jugado un rol más importante en este período. El primer trimestre fue muy complicado, lo que se dio en el cuarto siguiente es una reacción de la industria ante las preocupantes cifras del lapso enero-marzo, donde además hubo un período de precio del cobre muy malo y un tipo de cambio que no ayudaba”, explica el director ejecutivo de Plusmining, Juan Carlos Guajardo.

Para el año las perspectivas son positivas, con un precio del cobre que se mantendría en torno a los US$ 3, impulsado por la reactivación de China. Ayer el mineral cerró en US$ 2,98 la libra, tras subir un 0,65%, lo que elevó el promedio anual a los US$ 2,65 la libra. “Lo que pueda venir para adelante, se ve que si no hay un rebrote muy fuerte, es que ninguna minera detendrá sus operaciones y que el precio se mantendrá entre US$ 2,8 y US$ 3 la libra, producto de la fuerte demanda por los planes de reactivación de China.

Además, es probable que la oferta disminuya ya que hay ciertos procesos de mantenimiento en algunas faenas mineras que durante el primer semestre no se realizaron y que se efectuarán en los próximos meses”, asegura Mezzano.

“Mirando el resto del año se ve positivo, pero con un nivel de producción más bajo y probablemente con un nivel de precios un poco mejor, y un tipo de cambio favorable, por lo que el segundo semestre debería tener un desempeño positivo. A nivel agregado, el 2020 debiese ser un mejor año que 2019”, complementa Guajardo.

Fuente: El Mercurio

Nuevamineria.com