Chubut: “Es estrictamente necesaria e inmediata la creación de alternativas productivas para la Meseta”, afirmó un ganadero de Las Plumas

0
111

Juan Kresteff, ganadero de Las Plumas, se refirió a la crítica situación que vive la zona con el cierre de campos y la extinción de la ganadería. Pide nuevas alternativas productivas como la minería para reactivar el sector. Y cuestiona a la gente de las ciudades más pobladas que se preocupa por el ambiente pero vive rodeada de basurales, lagunas negras y desechos.

Juan Kresteff es un joven de 36 años nacido y criado en Chubut que desde muy chico acompañó y trabajó con su padre en el campo que tiene la familia en la localidad de Las Plumas, más precisamente en el Valle de los Mártires. “Hoy me dedico a la cría de reproductores de la raza merino australiano y a la actividad agropecuaria con siembras de alfalfa y otras especies forrajeras. Apenas terminé mis estudios secundarios me instalé definitivamente en el campo, lugar donde vivo actualmente durante todo el año. Estoy orgulloso de poder vivir y poder desempeñar mis actividades laborales en esta zona”, precisó Kresteff, quien en varios fragmentos de la nota asegura que en el interior “se hace Patria”.

Sin embargo, reconoce que la realidad social y económica de los pueblos del interior es dramática. “Los pueblos de la zona de la Meseta originalmente fueron creados gracias a la actividad ganadera. La sequía y la problemática de los predadores como el puma y el zorro, acompañado por una mala situación en los precios de la lana, generó que los establecimientos ganaderos se cierren y se abandonen, obligando a sus empleados a irse a las ciudades o pueblos más cercanos. La falta de experiencia laboral alternativa sumado a la escasez de políticas claras en materia de trabajo genuino ocasionaron que los productores sean los más afectados. Somos muy pocos los trabajadores que aún seguimos aguantando en el campo. Hoy me rodean más de 300 leguas de campo a la redonda abandonadas. Y los pocos establecimientos rurales que existen visualizan un futuro poco próspero, por más optimista que sea el ganadero”, sostiene. 

Subraya que ante tal realidad “es estrictamente necesario e inmediato la creación de alternativas productivas para la zona”. En este sentido manifiesta estar de acuerdo en la explotación minera siempre y cuando se respeten las medidas de seguridad e impacto ambiental. “No nos olvidemos que poseemos un solo río que atraviesa y da vida a toda nuestra provincia. Si se respeta y hacen bien las cosas como en otros países, ¿por qué no tener minería en Chubut? Se podría trabajar conjuntamente con el campo haciendo que la gente regrese al sector”, sugiere y aclara: “Yo no participo de ningún movimiento que esté a favor ni en contra de la megaminería, solo expongo mi punto de vista y relato mi situación actual y la de los pueblos del interior”.

Consultado sobre la negativa de distintos habitantes de la provincia expresa: “A la gente de la ciudad les diría que salgan y recorran el interior, vean y conozcan la realidad de los pueblos y sus habitantes. Además, les preguntaría qué piensan de los basureros a cielo abierto, de lagunas negras, de desechos patológicos, y de plantas de aluminio situadas dentro de ciudades a orillas del mar… Todo eso también es contaminación”.

Finalmente, el ganadero analizó la realidad provincial y nacional y la catalogó como “caótica, económica y socialmente”. Aseveró que “hacen falta políticas de trabajo claras y genuinas para todos los sectores de manera urgente. Siempre que podamos mantenernos de pie, erguidos, y con fuerza en las manos, estaremos aptos para trabajar. No hay que olvidar que el campo es un eslabón fundamental para la economía provincial y nacional. ¡Sin campo no hay vida!”, concluyó.

Delsurnoticias.com