Los cinco pilares del Mercosur, por Diego Guelar

0
37

El 24-1-2001 propuse en estas páginas la constitución de cuatro agencias dentro de la estructura orgánica del Mercosur, basadas en la ya creada en 1991 Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (Abacc). Si pudimos, hace 30 años, en forma bilateral, poner bajo un paraguas supranacional el tema nuclear -el más delicado y conflictivo en la historia de la región-, ¿por qué no sumar cuatro áreas estratégicas bajo jurisdicción de agencias regionales que nos permitan trabajar en forma conjunta hacia dentro y fuera de nuestras fronteras? Han pasado dos décadas y no hemos avanzado en esa dirección. Las agencias propuestas son:

1) Agencia medioambiental. El Mercosur tiene tres cuencas vitales para la conservación del planeta: Amazonia (el mayor pulmón verde); Pantanal y el acuífero Guaraní (principal reserva de agua dulce), y Patagonia (zona semidesértica de un millón de kilómetros cuadrados, reconvertible fácilmente por la existencia de ríos y vientos, fuentes de regadío y energía sin límite). A estos «hechos naturales» hay que agregar la necesidad de monitorear el desarrollo minero, petrolífero y gasífero, y el cumplimiento de los compromisos adoptados en la COP 2017 en París. Una alta autoridad ambiental regional se convertiría inmediatamente en un referente central de las negociaciones globales en esta materia. Y sería la mejor garantía para resolver las objeciones que el Parlamento Europeo y varios parlamentos nacionales formulan al acuerdo de libre comercio UE-Mercosur (por la deforestación creciente en el Amazonas).

2) Agencia zoofitosanitaria. El Mercosur es la región número 1 en producción de alimentos. Somos el mayor abastecedor de alimentos externos de China (con el 30% del total de sus compras en esta materia). Esta agencia sería un par de las agencias norteamericana, europea y china, y consolidaría el «sello de calidad» de nuestros productos, que van de los orgánicos a los transgénicos, y comprende también áreas farmacológicas, científicas y genéticas muy amplias, de gran sofisticación y generación de inversiones y empleo.

El Mercosur puede y debe organizar una matriz energética común de recursos fósiles y renovables

3) Agencia energética. El Mercosur puede y debe organizar una matriz energética común de recursos fósiles y renovables. Cuenta ya con grandes obras de energía hidroeléctrica, nuclear, solar y eólica, que, en red, serían de mucha mayor eficiencia y convocarían a grandes proyectos de cooperación internacional.

4) Agencia alimentaria. Pese a la eficiencia y el volumen de nuestra producción, tenemos todavía «bolsones de hambre y desnutrición» que afectan a un tercio de nuestra población. Un programa regional en esta materia debería planificar la eliminación de este flagelo en un período no superior a 10 años.

5) Agencia de paz y seguridad. Basada en la ya existente Abacc y la Declaración de Ushuaia de 1998 (Mercosur como zona de paz), la región se constituiría en un ejemplo para grandes conflictos regionales que aún existen en el mundo (Medio Oriente, India-Paquistán, Corea del Norte, etc.), donde podría aportar un extraordinario modelo de solución pacífica.

Estas agencias pueden trabajar durante sus primeros 10 años como intergubernamentales -por consenso o unanimidad- para ir evolucionando hacia un esquema supranacional y autárquico. Estos cinco pilares garantizarían un gran avance del eje integrador en cuestiones que impactan directamente en la relación entre la región y nuestros principales socios globales. Así cumpliríamos con los sueños de nuestros «padres fundadores» -San Martín, Bolívar, O’Higgins, Artigas y José Bonifacio- y podríamos ir incluyendo al resto de los países sudamericanos en el camino hacia la concreción de la «nación de naciones sudamericanas».

Exembajador en China, EE.UU., UE y Brasil

Por: Diego Guelar

La Nación